Barrio Canaima - Los Frailes
Catia. Caracas. Venezuela.

2015-2016.

 

Proyecto.

AGA estudio: Gabriel Visconti, Ana Morales, Laura Di Benedetto, Rolando Campos.
PICO: Stevenson Piña, Marcos Coronel.

Comunidad del Barrio Canaima – Los Frailes (voceros destacados):
Sr. Roger, Chuchú, Danny, Arnaldo, Marisé, Javier, Gisell, Gabriela, Esteban, Wawi, Jairo, Piky, Winyerbert, Wity, Reinaldo, Carolina, Croche, Manuel Quintero, Ezelys, Ismelda, Endy, Hernan, Jimmy y la Abuela Gloria.

 

Colaboradores.

Arquitectos: Rodrigo Marín, Ricardo Sanz, Karina Domínguez.

Sociólogos: Ruth Mora, Ángel Chaparro.

Geógrafa: Nelyfred Maurera.

Activación Cultural: Lusimar Marcó, Priscila Yépez.

Pasante: Valentina Oquendo.

 

Gerencia Técnica.

PICO: María Isabel Ramírez.

 

Producción y Logística de Obra.
Johan Martinez, Adriano Pastorino, Dawison Yépez, William Adjunta.

 

Construcción.

Comunidad del Barrio Canaima – Los Frailes.

 

Instituciones Promotoras.

Vicepresidencia para el Desarrollo Territorial, Instituto Nacional de Parques INPARQUES, M.P.P. para las Comunas y Movimientos Sociales.

 

Instituciones Asociadas.

G.M. Saber y Trabajo, Barrio Nuevo Barrio Tricolor, M.P.P. para el Ecosocialismo y Aguas, Misión Árbol, Corporación de Servicios del Distrito Capital, Corpoelec, Oficina Nacional Antidrogas.
 

Fotografía.

2015.
José Alberto Bastidas, 
Patricia Henríquez.

2019.

María Lennon.

1100

MULTIDEPORTIVO LA CANCHITA

regeneración urbana, urbanismo abierto,

fuerza instituyente, comunes urbanos, procomún,

gestión ciudadana, derecho a la ciudad

El sistema de proyectos 1100 se basan en metodologías articuladas de organización, diseño, construcción y gestión, de participación abierta permanente, ajustándose a las necesidades, exigencias y capacidades orgánicas de las comunidades Canaima y Los Frailes en Catia.
 

Son proyectos-acuerdos de activación y convivencia social, para el empoderamiento local y el derecho al territorio.

 

La intervención es en el territorio compartido por ambos barrios, y respalda la consolidación de un espacio preservado por jóvenes de la comunidad llamado por los vecinos La Canchita; Una superficie autoconstruida como instalación deportiva, precaria en lo constructivo, pero ejemplo de una narrativa posible desde la práctica recreativa del “3 x 3” o del “futbolito” como modos propios, adaptados y en general fuera de las prácticas normadas de jugar básquet o futbol sala. La intervención fortalece la consolidación de este espacio autogestionado, priorizando el sentido lúdico y recreativo, despegado del modelo de competición y alto rendimiento.

 

Tres niveles acoplan este polideportivo reducido con la veredera: una plataforma de juegos con balón, confinada entre la montaña y la celda transparente. Una superficie plegada con tribunas, depósito bajo las gradas y gimnasio para ejercicios de fuerza. Un plano de pin-pon y juegos de mesa. Por debajo de estas construcciones se conduce una infraestructura que permite descargar el agua de la montaña conectando con el sistema de drenajes. La pared de contención presenta perforaciones para el rebose de humedad abundante en esta geografía.

 

El resultado es un multideportivo que como equipamiento no pretende dimensiones estándar o normadas, por el contrario, obedece a parámetros similares a los de su entorno: morfología irregular, orientación accidental, disposiciones no convencionales.